TRAZABILIDAD

Todas las pautas y procesos que se llevan a cabo en Villar se basan en la garantía total de la calidad a través del control de la trazabilidad de toda la cadena agroalimentaria. Una perfecta combinación entre la tradición y la innovación, desde el campo hasta la mesa de todos nuestros consumidores.

Esta trazabilidad se comprueba mediante auditorias regulares en fábrica por parte de empresas externas que deben estar certificadas obligatoriamente por Aenor. La trazabilidad ha de ser individual, por pieza individual y estar reflejada en su etiqueta correspondiente.

CONTROL DE CALIDAD

Nuestra empresa cumple con los más rigurosos controles en las fases de selección de materias primas, así como en el proceso de elaboración de nuestros jamones, lomos y embutidos en las fases de salazón, embutido, secado, maduración en bodega, transformado y envío de pedidos a todos los clientes nacionales e internacionales.

En nuestros productos ibéricos, Grupo Villar cuenta con el aval de la Denominación de Origen “Dehesa de Extremadura”. Inspectores de la Junta vigilan estrechamente todos los procesos de elaboración, cumpliendo los esquemas de trazabilidad del producto. Tras el proceso de elaboración y maduración, la D.O. visita la planta para comprobar el producto envejecido, certificando su calidad y añadiéndole la vitola del Consejo Regulador.

En la actualidad, cumplimos escrupulosamente la Normativa del Cerdo Ibérico RD 4/2014 de 10 de enero, en alimentación, pureza de raza y etiquetado. VER NORMA DEL IBÉRICO