La norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos cambió y condensó las denominaciones de venta del producto ibérico reduciéndolas de cuatro a tres, eliminando la de “recebo” y manteniendo las “de bellota”, “de cebo de campo” y “de cebo”. El objetivo que se perseguía con la citada norma era aumentar los controles e impedir la confusión del consumidor en cuanto a etiquetado y denominación de producto. El etiquetado debe indicar, además el %