Uno de los principales objetivos de la normativa que regula la tipificación de los distintos precintos de calidad del cerdo ibérico es contribuir al mantenimiento de la cabaña. Así pretenden asegurar el mantenimiento de la raza y de la propia dehesa, que requiere de un aprovechamiento adecuado para su mantenimiento. El cerdo ibérico es clasificado tras la última reforma de la norma según su pureza de raza y su alimentación y manejo. Partiendo de una madre 100% raza ibérica el porcentaje